La falta de especies nativas retrasa la reforestación en Sama

Escrito por  Redacción Central/El País eN Ene 23, 2018

La dificultad de encontrar especies nativas de la Reserva Biológica de la Cordillera de Sama, retrasan el plan de reforestación de ese lugar, área que sufrió un incendió en agosto del año pasado. Más de 10.000 hectáreas fueron consumidas por el fuego.

El director del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), Abel Mamani, indicó a la prensa nacional que la reforestación depende mucho de la especie que se quiere reponer. En el caso de Sama son difíciles de encontrar, porque ahí se tenía el pino de cerro y guayabo, principalmente.
Debido a la demora que implica encontrarlas, el funcionario considera que la tarea de reforestación tardará entre ocho a diez años.
En ese marco, el Gobierno ejecutó el plan de reforestación denominado “Misión Madre Tierra” que inicialmente, en noviembre del 2017, contempló la plantación de unos 3.500 plantines de las especies de queñua, tola y alisos.
Mamani señaló que es mínimo el avance, porque lamentablemente lo que se pierde en un incendio es significativo. “El recuperar aquello, entre la demanda de buscar recursos económicos, los esfuerzos son tremendos, es el tiempo, imagínese, desde la plantación de un arbolito se toma un tiempo importante para que se reponga lo que se ha perdido”.
Después de haberse realizado una primera plantación, se espera que la segunda tenga lugar a finales de febrero en Cercado y San Lorenzo.
Según el director del Sernap en Tarija, José Yucra, el cerramiento de las plantas que ya fueron reforestadas se realizó casi en su totalidad, con el objetivo de garantizar la preservación de los plantines.
También aseguró que los más de 100.000 plantines que se planea reforestar a lo largo de este año, son todos de especies nativas de la zona.
Por otro lado, las 108.500 hectáreas de la Reserva de Sama son protegidas por siete guardaparques, quienes deben vigilar todo el terreno, es como que cada uno tiene que hacerse cargo de 15.500 hectáreas.
Yucra es consciente de esta situación, sabe que es insuficiente el personal que tiene para realizar la labor de protección, por lo cual hizo el requerimiento de más funcionarios. Es así que en el mejor de los casos, este año se llegará a tener 11 guardaparques.
En agosto del 2017, la Cordillera de Sama fue el escenario principal de un incendio que consumió más de 10.000 hectáreas de vegetación dentro de la Reserva, otros dos mil fueron fuera de esa área.
Al margen de ello, en el último año se atendieron más de 70 denuncias de robo de Guayabo, la cual se encuentra en extinción. A pesar de existir una ley de la Alcaldía de San Lorenzo que prohíbe su extracción.