Nuevos feminicidios ponen en alerta a colectivos

Escrito por  CESIA ALARCÓN / EL PAÍS EN Feb 16, 2018

Desde la plaza Luis de Fuentes y Vargas, el colectivo “Ni una Menos” se pronunció por Sebastiana Farfán que fue asesinada por su pareja y Candelaria Cuellar, víctima de violencia extrema. El colectivo, con petición de justicia y verdad, se encuentra vigilante para que las autoridades y operadores de justicia cumplan con su trabajo.

“¿Qué medidas está tomando el Estado boliviano ante su evidente fracaso, para prevenir la violencia hacia las mujeres? ¿Quién cuida y atiende a las mujeres que sobreviven a la violencia? ¿Dónde están las prioridades del Estado?”, exigía la representante del colectivo “Ni una Menos”, Cintia Mamani.
Lo que se pide es “un cambio de prácticas culturales, por patrones de crianza positiva”, afirmó Patricia Serrano, parte de la Red de Violencia en Contra de la Mujer.
El colectivo se pronunció para que se esclarezca la muerte de Sebastiana Farfán, quién fue ultrajada, violada y asesinada por Oscar Linaja. Este es “un crimen patriarcal”, aseveró Mamani, añadiendo que no basta con la aprobación de la Ley Departamental de Lucha Contra la Violencia”, sino que debe darse efectividad a la misma.
Además se recordó el caso de Candelaria Cuellar, quien lucha por su vida desde hace más de 30 días luego de recibir tres puñaladas de Macario Iruchi, su pareja. La hija de Candelaria, Julia Trujillo Cuellar, estuvo también presente pidiendo justicia, ya que “el victimario aún sigue preso, su situación es incierta, él ha sido su concubino hace más de un año y él es el autor” dijo, al indicar que en su estadía en Tarija “Ni Una Menos” es la única organización que le presta ayuda.