La nueva Ley de Hidrocarburos sigue siendo misterio en Tarija

Escrito por  GUSTAVO MÁRQUEZ/EL PAÍS EN Mar 01, 2018

Al momento, la nueva Ley de Hidrocarburos anunciada por el Gobierno Nacional sigue siendo un misterio en Tarija, y es que nadie sabe el contenido y su estado actual. Además surgieron versiones que la falta de socialización de la normativa podría tener repercusión en los departamentos productores de hidrocarburos del país, que esperan participar en su elaboración.

Al concluir el IV Congreso Internacional del Gas & Petróleo, que se realizó en la ciudad de Santa Cruz en julio del 2016, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, anunció que el Gobierno Nacional preveía tener la nueva Ley de Hidrocarburos para finales de esa gestión, pues supuestamente tenía un 90% de avance. Posteriormente, en diciembre de ese mismo año, durante su interpelación en la Asamblea Legislativa Plurinacional, Sánchez anunciaba que dicha ley se presentaría en los primeros meses del 2017, año que transcurrió sin novedades del proyecto.
Para ese entonces se conocía que la ley tenía un avance del 90 por ciento y el cuerpo de la ley estaba diseñado en el marco de upstream (exploración y producción), además regirán normas como la consulta y participación, compensación, exploración en áreas protegidas, contratos petroleros, ampliación de contratos, incentivos. Asimismo, las responsabilidades de YPFB como netamente operador y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) como fiscalizador. Posteriormente, la información que surgió respecto a la ley fue más que todo alusiva, sin entrar en detalles.
Como miembro de la Comisión de Hidrocarburos de la Asamblea Legislativa de Tarija, el asambleísta de Unidad Departamental Autonomista (UD-A), Cesar Mentasti, opinó que esta nueva ley “se mantiene bajo cuatro llaves con el pretexto de que es una competencia exclusiva del nivel central”, por lo que no se permite la participación de las regiones productoras, pese a que se prevé que norme varios aspectos del sector que actualmente es el principal motor económico del país.
“Los cuatro departamentos productores del país, como Tarija, Sucre, Cochabamba y Santa Cruz, están de acuerdo en exigir que en esta nueva ley se norme por ejemplo un ingreso por regalías de industrialización pero no se los toma hasta ahora en cuenta. Esta ley creemos debería ser trabajada con las regiones productoras desde el inicio. Tarija da más del 70 por ciento de los recursos naturales al Gobierno Nacional, mínimamente sus instituciones merecen tener participación para hacer escuchar sus peticiones”, manifestó la autoridad.
Mentasti vaticinó que si el anteproyecto de ley no se socializa antes de su aprobación en la Cámara de Diputados, por ende generará rechazo, ya que no se conoce y no refleja la realidad actual del sector que se vive en las regiones productoras, que por sí mismas presentan coyunturas relacionadas a los hidrocarburos.
Por su parte, el secretario de Hidrocarburos de la Gobernación de Tarija, Freddy Castrillo, opinó que desde que se ha conocido mediante el Ministerio de Hidrocarburos que se trabaja un proyecto de ley, hasta ahora no tienen acceso al mismo. Para cambiar esto indicó que solicitaron a Héctor Quiroga como representante de Tarija en el Directorio Nacional de YPFB que pueda gestionar la información, pero tampoco este funcionario logró obtener una copia de lo avanzado.
“Mediante senadores y diputados se hizo una petición de informe pero hasta ahora ni los parlamentarios han tenido éxito. No le están dando suficiente importancia, creemos que la ley tiene que ser debatida en todo el territorio nacional pero fundamentalmente con los departamentos productores. Hasta el momento es como un secreto de Estado y es cuestionable que no se debata un tema tan sensible”, expresó Castrillo.

 

el
apunte

El posible contenido de la nueva normativa

La nueva Ley de Hidrocarburos según se decanta la información de notas de prensa recopiladas, contendrá la Ley de Incentivos 767 y su respectivo reglamento. También serán incluidos en la nueva ley la ampliación de la superficie exploratoria, la posibilidad de exploración en áreas protegidas, la regulación en la compensación socio ambiental y el acortamiento de plazos en la consulta y participación. La posibilidad de que incluya las regalías por industrialización fue negada.