Estado de 18 ancianos en la cárcel alerta a organizaciones

Escrito por  ANDREA CARDONA/EL PASEN Mar 06, 2018

La representación en Tarija del Defensor del Pueblo denunció la situación por la que atraviesan los privados de libertad de la tercera edad en el penal de Morros Blancos, dos de ellos se encuentran en situaciones graves debido a su estado de salud y no cuentan con las atenciones médicas necesarias ni los espacios de salubridad.

Carola Romero, del Defensor del Pueblo, informó que en una visita al penal de Morros Blancos advirtieron la situación severa de dos personas de la tercera edad que se encuentran con enfermedades que deben ser tratadas de inmediato.
“Hemos realizado una intervención al recinto penitenciario en donde hemos podido reunirnos con los adultos mayores y hemos evidenciado dos situaciones emblemáticas por la recurrente situación de vulnerabilidad. Dos personas que se encuentran afectadas en su situación de salud. Uno de ellos esta postrado hace mucho tiempo por una embolia con total ausencia de asistencia técnica o atención familiar”, indicó Romero.
La otra persona se encuentra con graves afectaciones en el intestino, no puede movilizarse y permanece en una celda sin normas de higiene y no cuenta con la atención técnica adecuada.
Explicó que los jueces de ejecución penal son los encargados de precautelar los derechos y las condiciones en las que se encentran viviendo los privados de libertad. Indicó que el servicio de salud del penal es precario, sin las medicinas necesarias para ambos casos y no pueden responder de manera especializada.
Ante esta situación iniciará el análisis de los expedientes de ambos privados de libertad para identificar cuál es su situación actual. Señaló que uno de ellos debería acceder a los beneficios de ejecución penal pero no agilizaron los trámites.
“Corresponde que uno de ellos acceda a su libertad, porque tuvo una sentencia de diez años y ya cumplió siete de ellos sin acceder a ningún beneficio como la redención o la libertad condicional”, manifestó Romero. Según el director de Régimen Penitenciario, Ariel Miranda Suárez, las 18 personas de la tercera edad que se encuentran dentro del penal están condenados por delitos de violación. “No hay mucho que hacer, en el tema de salud lo que nos preocupa es la retardación para los permisos, pero eso es cosa del juzgado. Todos son por violación, no se podría hacer mucho, ni siquiera retenciones domiciliarias porque estaríamos contradiciendo la norma”.
Según datos publicados el 2016, dentro de lo que es la población carcelaria, al menos 435 personas mayores de 60 años se encuentran recluidas en los nueve departamentos del país, según información de la Dirección de Régimen Penitenciario.
Las edades de los adultos mayores en las cárceles van de 60 hasta más de 80 años de edad. Muchos de ellos están sin sentencia, se estima un 80%, por lo que no pueden acceder a beneficios como la detención domiciliaria.

Arresto domiciliario
La Ley 2298 en su artículo 196 señala que los condenados que hubieran cumplido la edad de 60 años durante la ejecución de la condena, “podrán cumplir el resto de la misma en detención domiciliaria”, salvo aquellos que hubiesen sido condenados por delitos que no admitan indulto.
De acuerdo a una de las conclusiones de la mesa interinstitucional de justicia penal realizada el 30 de junio de 2014, “los adultos mayores con detención preventiva serán beneficiados con el arresto domiciliario”. Esta disposición tampoco se cumple.

 

el
apunte

Ancianos son
víctimas de la
vulneración
de DDHH

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDDHH) en Tarija, María Teresa Rojas, sostuvo que las personas de tercera edad en el penal de Morros Blancos, viven en condiciones por debajo de las mínimas y se trata de una población que constantemente es víctima de la vulneración de sus derechos como la salud, la alimentación y la seguridad. Sin embargo, se trata de una situación compleja por la condena que cumplen según el delito cometido.