Neymar esbozó una sonrisa cuando fue preguntado por su blanco futuro. No lo pudo evitar. Pisó el Santiago Bernabéu con ganas de demostrar el fútbol que tiene y se fue convencido de que su futuro pasa por regresar a España y al Real Madrid concretamente.