Juez impide libertad bajo fianza de periodista

Escrito por  Jul 08, 2010

Nueva York/Agencias.- Una jueza aceptó hoy la petición de la Fiscalía federal de Manhattan e impidió la salida en libertad bajo fianza de la periodista peruana Vicky Peláez, detenida en EE.UU. por su supuesta participación en una red de espionaje en favor de Rusia.

Peláez, cuya salida había sido calificada hoy de "inminente" por sus abogados después de que cumpliera con los trámites de la fianza, deberá permanecer en el centro de detención en el que se encuentra recluida y no regresará a su hogar, como estaba previsto, para iniciar el arresto domiciliario que se le había impuesto.

Según detalló la Fiscalía federal en un comunicado a los medios, la jueza Kimba Wood accedió a su solicitud de no permitir la salida en libertad bajo fianza de Peláez, quien acudirá a una nueva vista mañana en la que la magistrada deberá decidir si le vuelve a otorgar esa posibilidad o si la descarta.

"La Fiscalía considera que la puesta en libertad bajo fianza de Peláez supone un riesgo sustancial de fuga", señaló el subsecretario de Justicia de EE.UU., Michael Farbiarz, quien aseguró que el aplazamiento de la salida de la peruana es "necesario para evitar un daño irreparable".

Peláez, cuyos abogados depositaron este miércoles los 10.000 dólares en efectivo que se necesitaban como pago mínimo de la fianza y presentaron las tres firmas necesarias como aval del resto, quedará detenida por el momento y deberá acudir mañana a los tribunales a que la jueza le lea los cargos a los que se enfrenta.

Según explicó la Fiscalía, junto a Peláez comparecerá el resto de detenidos por su supuesta participación en la red de espías.

Todos ellos oirán los cargos de los que se les acusa y tendrán la oportunidad de declararse culpables o inocentes, según explicaron fuentes de la Fiscalía, que este miércoles logró que los acusados detenidos en Virginia y Massachusetts fueran trasladados a Nueva York, donde ya se encontraba el resto de acusados, para unificar el caso.

Todos los acusados se enfrentan al cargo de conspiración para actuar como agentes de un Gobierno extranjero, en este caso de Rusia, sin comunicarlo al Departamento de Justicia de EE.UU., mientras que nueve de ellos están acusados también de blanqueo de capitales.

Esos cargos conllevan penas máximas de cinco y 25 años de cárcel, respectivamente.