Cámaras fotográficas digitales. ¿El tamaño si importa?

Escrito por  Jul 07, 2010

Por: Ramiro Mora

Soy un aficionado a la fotografía y algunos amigos conocedores de este mi pasatiempo, me piden una recomendación cuando se deciden por comprar una cámara fotográfica digital. Antes de señalarles modelos, marcas, características, etc., les cuento una experiencia que tuve.

El año pasado asistí a una reunión en la cual se hizo presente uno de mis compañeros, recién llegado de Alemania para la ocasión, portaba en el cuello una enorme Nikon D200; al ver tremendo equipo, todos quedamos boquiabiertos y con vergüenza guardamos nuestras pequeñas cámaras compactas. Yo había llevado mi antigua Canon Powershot de 5 Mega pixeles y no saqué ni una foto. Cuando él comenzó a tomar fotografías, era llamativo ver como ese equipo emitía el clásico sonido del obturador al momento de capturar la imagen. Posamos con la mejor sonrisa una y otra vez ante la cámara nunca vista. A la semana y ya de retorno en Alemania, nos envió por correo electrónico sus fotografías digitales y sin más tiempo que perder, comencé a descargar las fotos, esperando ver imágenes increíbles, una máquina de 2000 $us, debería haber logrado un trabajo espectacular, hice un doble clic en uno de los archivos... ups! salió movida… bueno, un error lo comete cualquiera, la próxima, fuera de foco, eh? !están todas con un exceso de naranja! cómo? A los pocos minutos recibí un par de fotografías que tomó mi amiga con su Sony Cybershot de 7.2 Megapixeles, todos nos veíamos sonrientes, con colores casi reales, enfocados correctamente, me encantó la foto! Pero, ¿qué paso? ¿por qué una cámara tan costosa, tan moderna y que por poco no lleva una computadora incorporada registró tan malas fotografías y por otra parte una compacta logró capturar el momento de forma apropiada?

Actualmente en el mercado existen cámaras de todos los precios, tamaños y colores, pero debemos diferenciarlas en dos grandes grupos, las denominadas DSLR (Digital single-lens reflex) o cámaras tipo Reflex son grandes, tienen objetivos intercambiables y sobre todo costosas, comenzando desde $us 650. El otro grupo está conformado por las denominadas cámaras compactas, que actualmente son las más populares en el mercado. Lo más importante antes de decidirse por un grupo y otro es, tener claramente la idea del para qué queremos la nueva camarita.

En esta oportunidad les comentaré un poco sobre el segundo grupo. Las compactas son cada vez más pequeñas, de mejor calidad en imagen y presentan al usuario funciones más avanzadas y creativas como el reconocimiento de la sonrisa por ejemplo. Este tipo de cámaras son ideales para la fotografía casual y se han vuelto indispensables para cualquier viaje, reunión social, etc. Son cámaras que están listas para usarse desde el momento de la compra, no requieren de accesorios adicionales, aunque es recomendable adquirir un estuche y en algunos casos baterías de repuesto.

El primer paso en el proceso de elección de una cámara fotográfica compacta es sin lugar a dudas el escuchar las opiniones y recomendaciones de varias personas. Los minutos invertidos en estas charlas serán realmente valiosos ya que te ayudará a familiarizarte con las capacidades, modelos y posibilidades que una cámara digital te puede brindar. Otro aspecto importante es conocer un poco sobre la terminología y las características de las cámaras digitales, en Internet se pueden encontrar las especificaciones de prácticamente todas las cámaras y de esta manera podremos entender cada uno de los valores descritos por el fabricante. Existen sitios tan especializados que permiten hasta comparar el número de megapixeles y el zoom óptico, la apertura, calidad de los lentes, puntos de enfoque, entre otros, que son factores importantes a tomar en cuenta al momento de la compra. Pero son varias cosas que considerar. Veamos, si la cámara se utilizará en viajes, fotografía de naturaleza o paisajes, es recomendable una que cuente con buen zoom. Si la cámara se empleará para fotografía infantil o deportes se recomienda una de rápida respuesta. Si lo que interesa es tomar fotografías de familiares y amigos es recomendable una que garantice buenas fotografías en condiciones de poca luz.

Otro punto, quizás el más popular, la resolución de imagen. Hay que tener algo en mente, una mayor cantidad de megapixeles no significa mejor calidad de imagen. Los megapixeles determinan la cantidad de información que va a registrar el sensor, sin embargo, la calidad de la imagen depende tanto del tipo de sensor, del  tipo de sistema antivibración, de la calidad y tipo de lentes, así como del tipo de cámara. En el mercado local podemos encontrar cámaras comerciales de hasta 12 megapixeles, sin embargo, sólo son realmente necesarios 6 megapixeles para obtener el tamaño y la resolución suficiente para imprimir fotografías de 6X9 cm y únicamente de 5 megapixeles para obtener imágenes de muy buena calidad para el tamaño de la pantalla de computadora completa (1280X800 pixles). El balance entre calidad de la cámara y megapixeles se debe tomar en cuenta con detenimiento para no dejarse llevar por las ofertas de cámaras de muchos megapixeles sin antes validar la calidad del sensor y de la óptica de la cámara. Además, entre mayor número de megapixeles mayor es el espacio que ocupan las imágenes en la tarjeta y en tu computadora.

Finalmente, es bueno comparar las características especiales que los fabricantes suelen incluir en sus equipos, esos aspectos diferentes y novedosos. Un ejemplo de esto es la opción que algunas cámaras tienen con el disparo automático al momento en el que el equipo detecta la sonrisa de la persona (“Smile Shutter”). Para algunas personas puede ser práctico pero, para la mayoría no es un factor importante para adquirir el producto. En mi caso, siempre llevo conmigo mi Canon pequeñita y cuando quiero impresionar a mis amigos cargo con mi Nikon DSLR junto con un aparatoso trípode.

 

Enlaces

http://digital-cameras.toptenreviews.com/compact/