"Resistiremos los atropellos del caudillo"

Escrito por  Jul 22, 2010

Caracas/Agencias.- El canal Globovisión y sus accionistas rechazaron ayer cualquier intento de cambiar la línea editorial de ese medio, un día después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, dijera que quiere controlar el 48,5% de su capital.

"Resistiremos los atropellos del caudillo", dijo a Efe Alberto Federico Ravell, poseedor de un 10% de las acciones de la emisora, de la que fue su director hasta hace pocas semanas y desde donde destacó por su posición contraria al Gobierno de Hugo Chávez.

La emisora ya había remarcado, en un comunicado redactado casi inmediatamente después de que Chávez hiciera pública el martes su intención de que el Estado pase a controlar casi el 50% de la emisora, que su línea editorial "ni se expropia ni se interviene".

El presidente sumó el 28,5% accionarial que, según dijo, tiene el banquero Nelson Mezerhane, dueño de un banco recientemente intervenido por el Estado por falta de liquidez, al 20% de Luis Nuñez, accionista recientemente fallecido, porcentaje que "está en el aire", de acuerdo con sus palabras.

Sin embargo, para Ravell, Chávez "se equivocó en su baile de cifras", porque "como máximo" puede hacerse de un 25% correspondiente a la participación de Mezerhane.

Mezerhane está prófugo de la justicia venezolana, al igual que el presidente de Globovisión, Guillermo Zuloaga, este último imputado en una causa judicial por usura y asociación para delinquir, a causa del presunto ocultamiento de unos vehículos para su posterior venta a precios "inflados".

 

Resistencia

Las intenciones del presidente venezolano, Hugo Chávez, de hacerse con casi la mitad de Globovisión son una canción conocida por los trabajadores de esta cadena, que hoy siguieron su rutina con normalidad en un espíritu mayoritario de resistencia pese al temor de algunos de ver interferido su trabajo.

Apenas hay caras largas en los estudios de la emisora, la programación sigue adelante con normalidad y el ajetreo habitual se adueña de su más de 400 empleados, a pesar de que ayer Chávez anunció la intención de quedarse con casi la mitad de las acciones del canal.

"Hemos decidido seguir adelante, seguir nuestro trabajo y nuestro día a día, porque tenemos muchísimos años amenazados por este Gobierno", dijo Alba Cecilia Mujica, una de las presentadoras de Globovisión, canal privado muy crítico con el líder del llamado "socialismo del siglo XXI"

"Es como que casi que viene 'El Coco' y 'El Coco' no llega, o quizás cuando llegue ya vamos a estar curados en salud. Que venga pues, que venga 'El Coco', a ver que va a pasar", dijo Mujica en una entrevista a Efe poco después de salir del aire.

Los trabajadores aseguran que nadie les podrá "doblegar", que seguirán "en lucha" manteniendo su línea editorial y que continuarán denunciando los problemas del país en el marco de una libertad de opinión, a su entender, "coartada".

 

SIP

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó ayer el anuncio hecho por el presidente venezolano, Hugo Chávez, de que su Gobierno aspira controlar casi la mitad de las acciones del canal de televisión privado Globovisión.

La SIP, con sede en Miami, calificó esa acción de control del capital de Globovisión como un "atropello flagrante a la libertad de prensa y a la libertad de empresa en Venezuela".

El presidente de la SIP, Alejandro Aguirre, manifestó su "profundo repudio a la actitud autoritaria del Gobierno del presidente Chávez", quien, dijo, "está dando una muestra más de este flagrante atentado contra la libertad de prensa y la libertad de empresa".