Las empresas ya no pueden ignorar las condiciones de trabajo

Escrito por  Matthew Glezos* Ene 23, 2018

Apple vuelve a estar en el punto de mira por depender de proveedores con malas condiciones de fábrica y con trabajadores en Catcher Technology Co (un conocido proveedor de Apple) que reclaman un trato horrible. Dicen que deben permanecer de pie durante diez horas al día y, a menudo, están expuestos a productos químicos peligrosos sin equipos de seguridad adecuados, sólo provistos cuando la fábrica anticipa una inspección. Los problemas no terminan cuando los trabajadores terminan su turno, ya que se ven obligados a descansar en viviendas reducidas.

Desde que se conocieron las condiciones de la fábrica de Apple hace unos diez años, se ha trabajado para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los trabajadores de la fábrica y se realiza inspecciones anuales. Sin embargo, las demandas de productos de Apple son tan elevadas que tienen muchos proveedores y casi nunca miran por completo a su cadena de suministro al hacer las inspecciones.
Apple, por supuesto, no es la única compañía que tiene un ojo morado en su cadena de suministro, ya que las compañías como Nike y Levi’s han enfrentado acusaciones similares. Por supuesto, los gobiernos tienen leyes y regulaciones, pero en países desfavorecidos como estos a menudo son difíciles de aplicar, dejando que la corporación establezca sus propias pautas y ejecuciones.
Estas corporaciones a menudo se apresuran a señalar que no se trata de sus fábricas, sino de subcontratistas, pero si se benefician de estas condiciones deberían actuar como si fueran suyas y podrían beneficiarse si lo hacen. Por supuesto, existe la buena publicidad obvia que se deriva de esto, pero además de eso, los estudios demuestran que los trabajadores son más productivos en buenas condiciones y también mantienen a estos trabajadores más tiempo.
Por su parte, Apple ha afirmado que realizaron una investigación a la fábrica como parte de sus revisiones anuales pero no encontraron problemas, haciéndose eco de la declaración del propietario de la fábrica. No obstante, gracias a Internet ya no estamos en la edad oscura donde los trabajadores pueden obtener la información más fácilmente y las empresas ya no pueden esconderse detrás de informes engañosos. En lugar de querer persistir en la ignorancia, estas compañías deberían usar esta información para superarse a sí mismas por el bien de la humanidad y para mejorar sus propios resultados. No estaría demás hacer las cosas correctas con los trabajadores y sentirnos un poco mejor como empresa; así los compradores se sentirán bien por la compra de sus productos.

*Matthew Glezos, canadiense. Magíster en administración de empresas