En defensa del teléfono inteligente “malvado”

Escrito por  Matthew Glezos, canadiense* Ene 30, 2018

Los teléfonos inteligentes son una invención reciente, pero para la mayoría de nosotros es difícil recordar un momento en el que no existían porque se han entrelazado fuertemente con nuestras vidas. Hacemos todo lo posible para asegurarnos de que la batería no se muera. Cuando lo dejamos caer y oímos una posible rajadura, rezamos para que el sonido sea de uno de nuestros huesos y no de la pantalla. Las compañías telefónicas, por supuesto, hablan de cómo la vida es mejor debido al teléfono, pero recientemente esta dependencia ha entrado en una etapa negativa para la vida con muchos que ya lo llaman una adicción absoluta.

En este momento, la mayor parte de la atención se dirige hacia el uso de teléfonos inteligentes en los niños ya que muchos padres confían en su teléfono o tableta como una niñera tecnológica para niños. Algunos de los principales inversionistas de Apple han indicado que la compañía no está haciendo lo suficiente para limitar el uso de teléfonos. El músico Jack White (antes White Stripes) ha anunciado que los teléfonos estarán prohibidos en sus shows indicando a sus fanáticos que presten atención a su música.
Ha habido muchas investigaciones dedicadas a los efectos del teléfono inteligente en la salud. La investigación concluye que los teléfonos inteligentes tienen mucha culpa de los disturbios del sueño, la depresión y la mala postura. También hay problemas con los peatones que no prestan atención a su entorno, tropezando con objetos e incluso cruzando la calle cuando no es seguro hacerlo.
Ciertamente, la preocupación no carece de importancia teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que gastamos en nuestros teléfonos y si alguna vez estamos en un entorno social, debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para limitar el uso de estos dispositivos y centrarnos en nuestros amigos y familiares. Vale la pena señalar que el temor a que la tecnología arruine a la humanidad no es nada nuevo, de hecho ha existido por más de mil años. Durante siglos, le preocupaba que la capacidad de escribir afectara la pérdida de memoria. La invención del teléfono provocaría que la humanidad fuera floja y antisocial, ya que llamarían a sus amigos en lugar de visitarlos.
Hay argumentos en ambos lados, pero solo hay una cosa que es cierta, el teléfono inteligente solo ha existido por 10 años y ha sido ampliamente utilizado por menos años aun, lo que hace que su existencia sea un pequeño dirigible en la historia de la humanidad. Los efectos negativos en los teléfonos inteligentes deben monitorearse continuamente y, mientras tanto, debe aplicarse el sentido común. Es decir, tenga cuidado al caminar, limite su uso en la cama, cuelgue el teléfono y preste atención a las personas con las que está.

*Matthew Glezos, canadiense. Magíster en administración de empresas