Que (no) hacer para ser millonario

Escrito por  Arnold Hagens Feb 18, 2018

Las 80 personas más ricas del mundo poseen alrededor de 2 billones de dólares y esa es la misma cantidad de dinero que el resto de las 3.500 millones de personas en el mundo posee. Parece injusto ¿verdad? Para hacerte sentir aún peor, solo 11 de esas 80 personas heredaron toda su fortuna, el resto la construyó a partir de casi nada. Cuando leí esto, pensé que debía estar haciendo algo malo para no estar en esta lista de 80 personas.

Revisé para ver qué hacen diferente esas personas a los mortales normales como tú y como yo. (En caso de que seas uno de esos 80 y leas esto, por favor ¡llámame!). Lo que hacen diferente son las siguientes razones que llamaron mi atención.
En primer lugar, los ricos ven muchas oportunidades y los obstáculos son algo que tiene que ser resuelto. Por el contrario, los pobres, ven la misma oportunidad, pero ante el primer obstáculo, se dan por vencidos.
El segundo es leer. Se ha demostrado que el 98% de los pobres no leen y, por lo tanto, sus decisiones no se basan en hechos o evidencia. Inversamente, los ricos leen mucho lo que hace que su toma de decisiones sea más rápida y correcta. Además, los ricos no tienen miedo de seguir aprendiendo y expandiendo sus conocimientos.
Tercero, los ricos tampoco tienen miedo de invertir en lugar de ahorrar. Nadie se volvió millonario poniendo su dinero en una cuenta de ahorros y con la tasa de interés actual corregida por impuestos e inflación, es más probable que se pierda dinero guardándolo en un banco. Al contrario, invertir significa asumir un riesgo, que es algo que los pobres no hacen. Los pobres prefieren usar el dinero para el nuevo automóvil, casa, teléfono caro, cosméticos, en vez de iniciar un negocio.
Cuarto, a menudo se escucha a personas contar todo lo que puede salir mal en una posible oportunidad de negocio como una razón para ni siquiera comenzar. Los ricos ven las amenazas como desafíos que deben ser resueltos para alcanzar sus objetivos. Gracias a su creatividad y positividad, los resuelven y continúan.
Por último, despertarse temprano sin mirar programas de televisión ni programitas en el teléfono. Los pobres miran muchas horas de televisión o usan muchos programas en su teléfono. Los ricos usan ese tiempo para leer, estudiar, comer saludablemente y hacer deporte. Todo esto crea una mente positiva y saludable que puede perseguir los objetivos que tienes en la vida sin cosas innecesarias.
Ahora estos puntos son parte de mis objetivos, veamos si los logro.

*Arnold Hagens, Magister en negocios internacionales