En Bolivia, se registran oficialmente un promedio de 16 divorcios al día, según la sistematización realizada por la Coordinadora de la Mujer y sus instituciones afiliadas.

Los divorcios pueden costar entre 2.000 y 5.000 bolivianos por persona, en algunos casos mucho más. Las personas que deciden separarse están entre los 20 y 30 años. Algunos lo hacen hasta después de un año de haberse casado.