Prometa, 25 años trabajando en la protección del medioambiente

Escrito por  IRINA QUIROGA/EL PAÍS EN Ene 29, 2015

Hace 25 años, cuando conceptos como ecología y cambio climático eran prácticamente desconocidos, tres jóvenes tomaron en sus manos la tarea de hacer algo por el medioambiente, en un momento en el que la erosión era casi la única preocupación de los tarijeños.

Alfonso Blanco, Gabriel Baracatt y Rodrigo Ayala fueron los jóvenes miembros del Comité Cívico Juvenil de aquellos años, cuya inquietud fue hacer visible para la población tarijeña y sus autoridades “el problema del medioambiente”. Éstos fueron los inicios de Prometa, una organización que ha recorrido mucho camino en este cuarto de siglo.
En los años que su actual director, Rodrigo Ayala, denomina la “prehistoria” de Prometa, se constituyeron en una organización de jóvenes voluntarios y se dedicaron durante dos años a dar charlas en colegios y aulas universitarias para educar sobre la temática medioambiental. “Estábamos muy enfocados a la erosión que era un problema que preocupaba mucho aquí en Tarija”, cuenta Ayala.
Sin embargo, la historia de Prometa comienza más adelante, cuando sus objetivos evolucionan hacia proyectos más ambiciosos y se plantea como meta “crear áreas protegidas nacionales para lograr la protección de las principales ecorregiones de Tarija”. Se trata de una segunda etapa que abarca unos diez años de trabajo de Prometa. En ésta tienen lugar los principales logros de la organización medioambiental.
“Creamos  y consolidamos la reserva de Flora y Fauna de Tariquía, que es la reserva de su tipo más importante de Sudamérica,  creamos y consolidamos la reserva de Sama que protege parte del altiplano tarijeño y parte del valle, creamos el parque Aguaragüe que protege parte del Chaco y parte de la selva de montaña”, explica su director.
La consolidación de las áreas protegidas requirió por parte de Prometa el hacer las labores de investigación, la delimitación de instrumentos legales e infraestructura. “Casi todo lo que se ha construido en la áreas protegidas como campamentos, puestos y otras obras las hizo Prometa”, añade Ayala.
Una vez culminado ese trabajo, y transferida la administración de las áreas protegidas al Sernap (Servicio Nacional de Áreas Protegidas), Prometa sufrió grandes cambios y dejó de ser una organización  departamental para ser una nacional.
“Hemos tenido proyectos muy importantes a nivel nacional, por ejemplo un proyecto del sistema de áreas protegidas de Santa Cruz. Hemos apoyado más de 60 áreas protegidas en todo el país”, dice.
 Sin embargo, de manera paralela, el trabajo a nivel local se intensificó y se hicieron trabajos en diversos ámbitos pero siempre con una orientación medioambiental, entre éstos destacan: el sistema de protección de fuentes de agua, el sistema de alerta temprana sobre incendios con la formación de bomberos voluntarios, los proyectos productivos en áreas vulnerables desde el punto de vista ambiental, un ejemplo de esto es la miel en Tariquía. En este último proyecto Prometa apoya a los actores desde la organización hasta la producción. Asimismo, se trabajó en la producción de ganado ovino y los huertos escolares.
Entre el ganado que se impulsó destaca la reintroducción de ganado camélido a Tarija, que había sido extinguido. Explica Ayala que en 2002 sólo habían burros y ovejas, cuyas patas duras dañaban la tierra, además de que estos animales comen el pasto con raíz, lo que implicaba un daño medioambiental importante. Por el contrario, Ayala detalla que las llamas tienen almohadillas en las patas y comen el pasto sin arrancar la raíz, por lo que se trabajó en un proyecto para repoblar la zona alta de Tarija con esta variedad de camélidos. De esta manera, se logró la cifra de 14 mil llamas, lo cual implica un éxito no sólo medioambiental sino económico.
En el momento actual, Prometa trabaja en el diseño de un plan departamental de cambio climático con el que se pretende encontrar soluciones a partir de líneas de trabajo fundamentales, una de éstas es el tema agua, es decir mejorar la cosecha y uso de agua. “No tenemos una legislación que norme cómo desviar o canalizar los ríos, hacen falta normativas sobre el uso del agua”, resalta.
Otro tema fundamental es el aspecto productivo, vinculado al cambio climático, ya que el calentamiento global sin duda afecta a la actividad agrícola. Se trata por ejemplo de definir “si los cultivos de vid deberán trasladarse a otros lugares para producir cuando aquí haga más calor”, dice Ayala.
Y otro eje fundamental es el energético. ¿De dónde vamos a sacar energía cuando se acabe el gas? En este aspecto - destaca Ayala-, que es clave la energía eólica y la energía geotérmica como alternativas para producir energía para el consumo y de ser posible para vender, tomando en cuenta las características de nuestra región, que posee lugares de vientos fuertes.
Prometa ha crecido, no sólo en cuanto a la cantidad de voluntarios que trabajan en sus diferentes áreas, que actualmente son 38, sino también en cuanto a la magnitud y alcance de su proyectos.
Sin duda hoy el trabajo de Prometa se ha facilitado, debido a que ya nadie puede ignorar lo que está sucediendo con el planeta a raíz del Cambio Climático, debido a esto hay una mayor receptividad de la autoridades,  que toman en cuenta esta problemática en la planificación de los recursos.
“El cambio climático es una realidad que vamos a seguir viviendo y nos afecta a todos de todas las manera posibles, lo van a sufrir nuestros hijos, afecta a la producción, a la salud, a la educación, provoca nuevas enfermedades, produce los desastres naturales, las riadas, ventiscas, granizo, la gente no lo puede ignorar y las instituciones tampoco”, finaliza Ayala.

Más detalles sobre el trabajo realizado

Fuentes de agua
Tariquía provee de agua a Bermejo y al triángulo sud, todas las ciudades del Chaco reciben agua del Aguaragüe, por este motivo el Chaco tarijeño es más rico que el Chaco cruceño y hay menos sequía.

Tariquía
Prometa peleó contra las presas que se querían construir en Tariquía y demostró que el beneficio del agua era para  Argentina. De esta manera, rescataron el concepto de que también el agua y la naturaleza son un beneficio

Tajzara
Prometa tramitó y logró que las lagunas de Tajzara fueran declaradas sitio Ramsar a nivel internacional con lo que se logró destacar y cuidar este lugar, mismo que en el pasado era una zona de caza utilizada indiscriminadamente.

Archivo Pura Cepa

« Noviembre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30