Advierten crecidas del Pilcomayo para el fin de semana

Escrito por  Redacción Central/El País eN Feb 16, 2018

Lo peor podría no haber pasado todavía en el Chaco. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología ha emitido alertas naranjas para toda la cuenca alta del río Pilcomayo, es decir, en los departamentos de Potosí, Oruro y Chuquisaca se esperan lluvias de considerable magnitud, lo que podría poner en riesgo de nuevo a las comunidades en la ribera del río Pilcomayo.

El boletín de alertas prevé crecidas en todos los principales afluentes del río en su cuenca alta, especialmente en el río San Juan del Oro, que prevé desbordes en Chuquiago y El Puente; en el río Tumusla, con desbordes en la población del mismo nombre y el Pilaya, con posibles desbordes en el entorno de Puente Aruma. Esto también advierte un posible desborde en el río Pilcomayo a la altura de Villa Montes. La alerta está emitida hasta el día 20 de febrero, ya que se esperan lluvias y tormentas en estas fechas.

Cambios en el río
Hasta el momento la tragedia en la parte baja del río Pilcomayo en Tarija ha podido ser evitada esencialmente por el sistema de alerta temprana implementado por el programa Gran Chaco Proadapt, quien acumula y sistematiza datos de las crecidas en función del incremento de caudales en nueve puntos. En la cuenca alta del norte se monitorea el afluente Tarapaya y el Pilcomayo en Yocalla y Viña Quemada; en la cuenca alta del oeste se monitorea en Cotagaita, el Tumusla en Palca Grande y el San Juan del Oro en Chuquiago y El Puente.
El punto más importante es Puente Aruma, en la confluencia del Pilcomayo y el San Juan del Oro, que marca las máximas en terreno todavía montañoso. Su punto exacto se ubica en el norte de Entre Ríos, en la confluencia con Chuquisaca con quien hace frontera. El siguiente punto en territorio boliviano está en Villa Montes, donde el río sale del cañón para discurrir por la pradera chaqueña. De la altura en la benemérita ciudad depende en gran medida los posibles desbordes en el resto del recorrido.
Luis María de la Cruz administrador del sistema y que lleva desde el año 2000 estudiando el río advierte que las crecidas anteriores ya han sido extremas y las consecuencias se verán a mediano plazo, cuando se atiendan las emergencias de las muchas comunidades afectadas en territorio argentino y paraguayo.
“La única referencia de crecida es la del verano 1983 - 1984, cuando se produjeron desbordes excepcionales, volúmenes muy grandes de agua con caudales instantáneos de máxima magnitud que cambiaron la geografía de Formosa y la parte colindante del Paraguay; motivando a la construcción de canales y lo que se conoce como la Embocadura y el Proyecto Pantalón”.
El proyecto pretendía canalizar las aguas entre Paraguay y Argentina y evitar así daños, sin embargo las falencias en el mantenimiento han provocado problemas. En Bolivia también se han intervenido diferentes curvas y meandros del río lo que también ha tenido efectos en la embocadura. Por el momento la atención se concentra en la prevención.

Archivo Pura Cepa

« Enero 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31